Seminaire du GRIAHAL – samedi 19 novembre 2016

Más allá del sufragismo.
Las mujeres cubanas en la construcción del Estado democrático.
(1933-1959) [1]

 MANUEL RAMÍREZ CHICHARRO, Instituto de Historia – CSIC

IHEAL, salle C (rez-de-chaussé)

9h-11h45

mujerescubanas
“A combatir por la democracia, la independencia nacional y la paz”
Mujeres Cubanas, Octubre de 1950, año 1, n. 3

Resumen

Las acciones emprendidas por las mujeres cubanas para mejorar su estatus jurídico y político formaban parte de un proceso de cambio más amplio, liderado por sindicatos estudiantiles y de trabajadores. Este movimiento llamado regeneracionismo culminó en la revolución de 1933, poniendo en evidencia la necesidad de renegociar el equilibrio de fuerzas políticas y atender las necesidades de los nuevos agentes sociales. En consecuencia, la nueva constitución aprobada en 1940 recogió las demandas de las fuerzas progresistas que emergieron durante el primer tercio del siglo XX. De esta forma, en Cuba se implantó un sistema democrático en el que, al menos en teoría, tendrían cabida todas las fuerzas políticas y grupos sociales sin distinción de raza, sexo o religión. Asimismo, comenzó a desarrollar un primer estado de bienestar que proyectaba extender la educación básica, la protección laboral y la asistencia sanitaria a un mayor número de ciudadanos.

Cuando, en el contexto de la II Guerra Mundial, Cuba declaró la guerra a Italia y Alemania, las mujeres asumieron su papel en la defensa de las libertades y derechos que la Constitución representaba frente a la amenaza del fascismo. La asunción de nuevos roles y responsabilidades públicas sirvió para que desarrollasen cierto compromiso con el sistema democrático que, a pesar de su deficiente funcionamiento, había sentado las bases que posibilitarían la cohesión social y política. La malversación de fondos públicos impidió el desarrollo de las potencialidades implícitas en la carta magna. Ante la parálisis de las instituciones, las mujeres impulsaron cursos de trabajo social, escuelas nocturnas, agrupaciones asistencialistas y campañas para colectar donativos.

Tras el golpe de Estado liderado por el coronel Fulgencio Batista en 1952, la Constitución fue abolida y con ella el sistema democrático. Parte de las mujeres que habían participado en la revolución de 1933 y aquellas que se habían integrado en las asociaciones, clubes femeninos y sindicatos durante los años cuarenta, se incorporaron a los grupos de la oposición para luchar por reinstaurar el sistema abolido. El activismo de las mujeres se desarrolló en numerosos frentes: redes de clandestinidad, sabotaje urbano, medios de comunicación, negociación o lucha guerrillera. En última instancia, las actividades y acciones emprendidas por las mujeres durante la insurrección política contra el gobierno de Fulgencio Batista contribuyeron al sostenimiento de los diferentes frentes de acción y al triunfo de las fuerzas opositoras en 1959.

 

[1]  Tesis doctoral dirigida por la Consuelo Naranjo Orovio, Profesora de Investigación en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *